Hoy volvemos a cruzar el charco de manera virtual, nos vamos a México, para ser más precisos hasta Aguascalientes, a descubrir un juego inspirado en las culturas prehispánicas y en la rica historia de ese país. Para ello hemos entrevistado a Abad y a Daniel, creadores de “Teocalli”, juego de mesa del que os hablaremos a continuación.

Para quienes no conozcan todavía vuestro juego… ¿Qué nos puedes contar del juego Teocalli? ¿Qué significa ese nombre?
Saludos a todos los lectores ExploraJuegos! El surgimiento de Teocalli fue algo peculiar puesto que no se inició como un proyecto enfocado a los juegos de mesa, de hecho, cuando empezábamos esta travesía tanto mi colega y amigo Abad Hernández y un servidor Daniel De León tuvimos la intención de que fuera un videojuego al que pudieras acceder vía internet, estoy hablando de inicios del 2013 (cuando aún éramos jóvenes universitarios jaja) precisamente ese videojuego era uno de los proyectos del último semestre en nuestra especialidad.

He de confesar que ni Abad ni yo quisimos que una vez que nos graduáramos se quedara en un simple proyecto del cual platicáramos en años posteriores, sino que decidimos darle seguimiento al salir de la universidad. Así empezamos a reunirnos para desarrollarlo, sin embargo, más temprano que tarde nos dimos cuenta que necesitaríamos más recursos, más manos y más tiempo para sacarlo adelante… tres cosas que no teníamos.

El proyecto original tenía por nombre “Chilpa” abreviación de “Chilpayate” que en náhuatl (idioma que hablaban los antiguos mexicanos) significa niño, precisamente porque iba enfocado a los niños y a generarles de una manera divertida el interés por la historia de su país. Sin embargo cuando dejamos atrás Chilpa, quisimos recuperar el concepto. Sólo cambiar el nombre (por cuestiones de marca) y desde luego cambiar también el ámbito. Ahora sería un juego de mesa y su nuevo nombre sería Teocalli, cuyo significado es la combinación de dos términos: Teotl (Energía) y Calli (Casa), es decir, Casa de Energía. Nuestro logotipo es en parte un corazón porque lo consideramos nuestra principal “casa de energía”.

Foto: Teocalli

¿Cómo se juega a Teocalli y a qué publico está dirigido este juego?
Teocalli es un juego bastante sencillo de jugar que incluso personas que apenas comienzan a adentrarse en el mundo lúdico no tienen mayor complicación en aprender. Consiste en atravesar con personajes un tablero de 7×7 casillas, llegar al “Yólotl” o Corazón de tu oponente y conquistarlo, esto se da una vez que te hayas posado sobre la casilla del corazón, posteriormente lanzarás el dado, el cual decidirá tu destino, y no es que me ponga dramático, sino que las caras del dado representan lo que denominamos “Caras del Destino”.

Estas nos dicen (en gran parte) que curso tomará la partida, si nos sale: 1 ó 6, un Águila devorando una serpiente (Señal con la que los antiguos mexicanos decidieron fundar su ciudad) quiere decir que habrás ganado. Si nos sale 2 o 5, un Cero maya (Por ser esta civilización la primera en implementar ese número) significa que es un ataque nulo, y al siguiente turno podrás volver a atacar.

Si nos sale tres, “lanza otra vez”, son dos flechas invertidas que nos dicen que podemos volver a tirar. Y por último el 4, un cráneo que representa al dios Mictlantecuhtli (encargado del inframundo azteca) y quiere decir que nuestro personaje será eliminado, así que tendremos que llevar otro. Obviamente gana el primer jugador que derrote al corazón. Para esto obviamente tu rival te complicará el avance de tus personajes que está indicado por tres íconos que encontraremos en la parte superior de la carta. Una tortuga quiere decir que nuestro personaje avanza una casilla por turno (desde que fue creado), un conejo avanza dos espacios y por último el caballo avanza tres.

Cada personaje tiene un coste de tributo que debes de pagar en un tablero secundario que nombramos “Ministro” puesto que ahí, administras tus riquezas (cacaos o doblones), ves cuantos personajes han “caído” y las Plumas Sagradas que quedan. Estas “plumas” nos proporcionan otra manera de ganar puesto que cada vez que derrotas a un personaje contrario en un atributo determinado (Fuerza, Valor, Astucia, Sabiduría, Magia y Equipo) te darán una pluma con el atributo en el que has vencido, cada uno representado por un color (Rojo, Naranja, Azul, Amarillo, Morado y Verde). Si logras reunir las seis plumas habrás ganado la partida sin necesidad de conquistar el corazón del rival.

También hay cartas como las Auxiliares que le dan un sabor especial al juego puesto que hacen que dé vueltas inesperadas, ayudándote a ti, o simplemente perjudicando a tu rival.

Foto: Teocalli

¿Cómo nace la idea de crear un juego inspirado en las culturas prehispánicas mexicanas?
A ambos nos ha agradado desde chicos toda la milenaria historia que hay detrás de esas civilizaciones, el hambre por querer conocer más de lo que se nos enseñaba en la escuela nos motivó a investigar y a hacer un proyecto que inspirará a la gente, principalmente los niños a leer más sobre lo que aquí ha venido ocurriendo desde hace milenios, y que, en gran medida forma parte de nuestra idiosincrasia como nación.

¿Cómo ha sido la acogida a este juego en vuestro país?
Por cuestiones económicas, de momento sólo hemos podido difundirlo en nuestra localidad vía eventos, convenciones, ferias, etc. Pero por fortuna hoy en día internet hace que conectemos con personas que viven a cientos de kilómetros de dónde está establecida la empresa. Las redes sociales han sido una buena herramienta para que se pongan en contacto con nosotros y puedan conseguir nuestros juegos. Realmente puedo decir que a la gran mayoría de la gente que lo ha jugado, le ha agradado bastante, tanto el concepto como la mecánica del juego.

Foto: Teocalli

¿Cómo ha sido el proceso de desarrollo de este juego? ¿Cuáles son las principales dificultades que habéis tenido para desarrollarlo?
Cuando decidimos ponernos manos a la obra fue un largo proceso que duró año y medio en el que se investigó bastante en la cuestión histórica y a la par se generaba un arte familiar que no perdiera la esencia ancestral que pretendíamos mantener. Una vez que tuvimos un prototipo fuimos a un par de universidades y de la misma forma organizamos partidas con conocidos (y no tan conocidos) en nuestra pequeña “madriguera” jaja. Gracias a estas pruebas nos dimos cuenta de que muchas cosas estaban de más y de otras que nos faltaban.

Desde luego también supimos discernir entre lo que alguien quiere que sea tu juego y como uno quiere que sea. Ya que en ese tipo de pruebas a la hora de recopilar la información (vía encuesta o entrevista) uno se topa con comentarios u opiniones que no enriquecen del todo, y que no propician a una crítica constructiva. A fin y al cabo creo que se ha tomado buena decisión porque la mayoría de la gente una vez que lo juega no sé quiere parar de su silla.

¿Habéis tenido algún apoyo para desarrollar el juego? ¿Cómo se compone el equipo de desarrollo de Teocalli?
Teocalli ha sido financiado por… nuestros bolsillos. Es difícil encontrar algún tipo de ayuda que nos permita impulsar con mayor velocidad este proyecto hasta el punto que se vuelva algo rentable y desde luego que cumpla con los estándares de calidad para competir a la par con un juego europeo o estadounidense, por desgracia, en México la cultura lúdica, se ha ido rezagando bastante.

Y las instituciones que se encargan de repartir el presupuesto dan prioridad a la industria en general, cómo no ven mucho movimiento en este ámbito pues deciden no correr riesgos, pero vuelvo a repetir, es una visión particular. En cuanto a algún equipo la realidad es que Teocalli es todo lo que la gente ve en los eventos en los que nos presentamos (Abad y yo). Ambos nos concentramos en hacer todas y cada una de las actividades de la empresa, desde su fabricación hasta su comercialización. De momento no se tiene una gran cantidad de elementos que enfoquen su actividad especializada en un área específica de la empresa. Sino que uno tiene y ha estado aprendiendo a hacer incluso más de lo que en teoría le corresponde.

Sin embargo creo ha sido un proyecto que nos ha enriquecido tanto en conocimientos como en experiencias (buenas y malas) pero que al final dejan aprendizaje. Y muchas veces se paga con las reacciones de los niños que dentro de sus cabezas empiezan a maquinar estrategias, sacándolos del mundo virtual en qué ahora están inmersos, al menos por un momento.

Foto: Teocalli

¿Cómo veis el sector de los juegos de mesa en México?
Hay gente que sabe bastante del tema, que tiene mucha creatividad y también quienes se están arriesgando pese a todo. Desafortunadamente no hay un gran mercado, y la gente que consume juegos de mesa con relativa frecuencia generalmente se enfoca en los títulos ya probados, es decir, no hay mucho espacio para independientes o juegos en crecimiento.

¿Veremos a vuestro juego Teocalli en tiendas de España?
Para mí eso sería un sueño hecho realidad, nos falta mucho trecho por recorrer pero confío en que en su momento sabremos dar ese salto que nos permita llegar más allá de nuestras fronteras.

¿Tenéis algún nuevo juego en desarrollo?
De momento estamos alimentando todo el concepto Teocalli con expansiones. Tenemos planeadas tres etapas de lanzamiento cada una conformada por dos Juegos “hermanos” que se enfocan en una época en específico de la historia prehispánica. La primera etapa fue: “La Conquista” que lanzamos en Enero del 2015, acompañado por “Los Inicios del Encuentro” en Septiembre de ese año. La segunda inicio en Marzo de este año con el juego “Culturas Madre”, y quizá no debería anunciarlo, pero qué más da jaja, a fines de año lanzaremos lo que será el complemento de este lanzamiento. Sobre la tercera etapa de esa si no puedo hablar por el momento.

Y por último, como aficionados a los juegos de mesa… ¿Cuáles son vuestros juegos preferidos?
Por lo mismo que el alma de nuestro juego son las cartas y el tablero, diría que cualquier tipo de baraja y desde luego ajedrez.

Muchas gracias Abad y Daniel por esta entrevista y por contarnos tantos detalles sobre vuestro juego y el proceso de creación y desarrollo del mismo. Espero que tanto el juego original como las expansiones tengan mucho éxito y que los juegos de mesa en México comiencen a ser una alternativa de ocio a la que cada vez más gente se vaya sumando. Hasta la próxima y saludos desde Madrid.
Muchas gracias.

Si deseas más información de “Teocalli” visita su página en Facebook: TeocalliEstudio