“Acabáis de entrar en la mazmorra en busca de grandes tesoros. En ella encontraréis riquezas, pero también un terrible dragón muy poco dispuesto a dejar que os las llevéis. Entrad con rapidez en las salas y sed los primeros en ver qué tipo de tesoro es el más abundante para poder añadirlo a vuestro botín. Pero tened mucho cuidado con el dragón y, por si acaso, tampoco deis la espalda a vuestros compañeros… ¡nunca se sabe! La vida del aventurero es dura, pero a veces las ganancias lo compensan.”

¿DE QUÉ VA ESTE JUEGO?
El objetivo del juego es ser el aventurero que abandone la mazmorra con la mayor cantidad de tesoros. Para iniciar la partida colocaremos el cofre y el escudo en el centro de la mesa y al alcance de todos los jugadores. Se reparten las cartas de tesoro de forma equitativa entre todos los aventureros dejando de lado la carta del dragón y las cartas de tesoro sobrantes debajo de ella. Cada jugador coloca boca abajo su pila de cartas de tesoro. En cada turno los aventureros entraran a diferentes salas de la mazmorra, gritarán todos ¡Mi-te-so-ro! y al acabar esa frase darán vuelta la primera carta de su mazo todos a la vez. En cada carta hay dos tesoros que pueden ser de seis tipos diferentes (anillo, perla, corona, oro, diamante o cáliz) todos ellos igual de valiosos. También podrás encontrarte a una gallina, que según el momento puede valer más que todos ellos juntos. Cuando todas las cartas se hayan dado vuelta y estén sobre la mesa, el primer jugador que logre decir cuál es el tesoro que aparece más veces repetido en las cartas ganará todas esas cartas jugadas en ese turno y creará un mazo que será su botín. Si ocurre que dos tesoros se repiten la misma cantidad de veces, ganará el turno el aventurero que coja primero el cofre que se encuentra en el centro de la mesa. Da igual que otro jugador haya dicho el nombre del tesoro que más se repita, si coges el cofre antes que nadie te los llevarás todos.

Foto: Devir Iberia

Todos estos tesoros pertenecen a un dragón al que no le hace mucha gracia que os los llevéis de sus mazmorra. Por lo que si al dar vuelta las cartas en un turno aparece el dragón en una de ellas, los jugadores deberán refugiarse todos en el escudo que está en el centro de la mesa. Se pondrá la mano abierta encima del escudo formando una pila, el último el poner la mano en esa pila deberá dar al dragón todos los tesoros que aparezcan en su carta. Si en una ronda ocurre que el dragón aparece en dos cartas, el jugador en darle los tesoros será aquel que tenga la carta donde el dragón se vea con más claridad. Todas esas cartas se colocarán debajo de la carta del dragón y quedarán eliminadas del juego. Al aparecer un dragón ya no vale decir qué tesoro se repite más para ganar el turno. Pero si tienes una gallina que aparezca en tu carta podrás escapar del dragón evitando darle todos tus tesoros, en cambio le darás la gallina, aunque hayas llegado último a protegerte con el escudo.

En las cartas además de tesoros, dragones y gallinas, aparecen antorchas apagadas o encendidas. Esto hace que una sala de la mazmorra pueda estar iluminada o a oscuras. Da igual qué tesoro se repita más en una ronda, si un jugador pone la mano encima de una carta con la antorcha apagada la robará. Puedes poner también tu mano encima de tu propia carta para ganarla. Si el jugador pone la mano encima de una carta con la antorcha apagada antes de que alguien diga cuál es el tesoro más abundante en la sala, esta carta no cuenta a la hora de determinar cuál es. Si el tesoro más abundante ya se ha dicho, el resultado no variará aunque se robe una carta de sala a oscuras; ni siquiera aunque contenga el tesoro en cuestión. Si en una de las cartas aparece un dragón, deberás demostrar tu pericia poniendo una mano sobre el escudo y la otra sobre esa carta a oscuras.

¿QUIÉN ES EL GANADOR?
El juego continúa hasta que no queden salas por explorar (todos los aventureros han acabado sus cartas). Entonces será la hora de hacer un recuento del botín que ha conseguido cada jugador. El que haya acumulado más tesoros, sin importar el tipo que sean, ganará la partida. Si se produce un empate ganará quien tenga más gallinas.

Foto: Devir Iberia

¿DE QUÉ TIPO DE JUEGO SE TRATA?
Juego de cartas
en el que deberás demostrar tu agudeza visual, conseguir más tesoros que tus rivales, evitar al dragón y atrapar gallinas, además de robarle a tus compañeros si es necesario. El juego se compone de 109 cartas de tesoros y gallinas, 1 carta de dragón, 1 cofre del tesoro, 1 escudo y 1 reglamento.

¿QUIÉNES PUEDEN JUGARLO?
Es un juego para 2 a 5 jugadores, la edad recomendada es a partir de 8 años y las partidas tienen una duración estimada de entre 15 y 20 minutos. 

¿DÓNDE PUEDO CONSEGUIR MÁS INFORMACIÓN?
“Dragones y Gallinas” ha sido publicado en España por Devir Iberia. Los creadores del juego son Josep M. Allué y Dani Gómez. Las ilustraciones son obra de Siscu Bellido.

Para más información: www.devir.es